EDUCARES

La VIDA es EDUCACIÓN. En este blog los invito a compartir ambas cosas. Vida y Educación. Este es un espacio para aportar e intercambiar ideas, sugerencias, saberes, todo aquello que promueva un mejor desarrollo de la educación. En palabras de Barylko (filósofo argentino): "Aprender es vivir, Aprender es disfrutar, Aprender es pensar críticamente. Maestros, niños, jóvenes, adultos, toda persona que añore un margen de libertad y autenticidad". Bienvenidos a EDUCARES.

miércoles, mayo 02, 2007

Cuidado con lo que se informa

El martes en el diario La Provincia (Las Palmas), sale en portada una noticia con un titular en letras grandes que dice que el 93% de los docentes canarios de escuelas públicas han experimentado situaciones de acoso escolar. Es decir que sólo el 7% no las ha vivido.
Me quedo pensando cuáles son estas situaciones de acoso y/o maltrato. Sigo leyendo y en el artículo aparece diferenciado que la mayor parte han vivido momentos de agresiones leves entre alumnos:agresiones verbales o físicas.
Sin, evidentemente, quitar importancia a este tipo de peleas entre alumnos, pienso que el impactante titular no coincide con lo que posteriormente se describe en la nota.
Si el 93% de los profesores estuviesen inmersos en una situación de acoso y maltrato tal como daba a entender el titular, la educación pública en canarias sería imposible.
Esto no es así.
Es real que existen situaciones de agresión física, verbal, psicológica. Es igual de real que muchos profesores se enfrentan a diario a alumnos, e incluso grupos, muy difíciles. Es verdad que se necesita una profunda renovación en los proyectos escolares para hacerlos más cercanos a esta generación. Es también verdad que hay que modificar los sistemas disciplinarios.
Aclarado todo esto, pienso que tanto los alumnos y sus familias como los profesores deben reestructurar el sistema de valores, respetarse mutuamente (¿o es que no hay profesores agresivos, irrespetuosos, gritones e incluso que menosprecian a sus alumnos?).
TODOS:alumnos, padres, profesores, comunidad, deben esforzarse en encontrar puntos en común.
¿Cómo?Los profesores y la comunidad educativa en general reformando los anacrónicos sistemas de enseñanza con todos sus contenidos incluidos, los padres ocupando su sitio como tales y asumiendo que son los responsables de educar en valores y habilidades sociales a los hijos, los alumnos asumiendo que su trabajo es cumplir con sus tareas escolares, respetando a quienes los rodean.
Se necesito un ESFUERZO GLOBAL, de TODOS. Mientras sigamos echándonos culpas mutuamente sólo se profundizará la brecha que nos separa.
Tal como ocurre en un matrimonio, en una familia o entre amigos, cuando hay un problema TODAS las partes deben autoevaluarse y asumir lo que les corresponde.
La escuela debería ser un espacio de encuentro y reflexión y no un sitio adonde unos van mortalmente aburridos (los alumnos) y otros terriblemente desfazados y quemados (los profesores).
Asumamos cada uno:alumnos, padres y profesores la parte que nos toca, y aprendamos de una vez por todas a desterrar la queja y a esforzarnos por hacer lo de cada uno con excelencia.

2 Comments:

Anonymous Mariana said...

Soy madre y profesora canaria y no creo para nada que el 93% del profesorado de centros públicos de la comunidad, viva en situaciones de violencia y acoso. El artículo de La Provincia impactó con un titular muy tendencioso que luego se diluyó en el desarrollo de la nota. Exagerado el titular pero sí es cierto que tal como dice el post que escribe usted, hay que revisar todo:proyectos educativos, profesorado, escala de valores, lugar de la familia en la sociedad y un largo etc....

12:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Creo que cada uno debe asumir el rol que le toca... entiendo que las cosas estén bastante difícil en algunos ambientes, que algunos alumnos estén revolucionados, que algunos padres estén ausentes y que algunos profesores estén sobrepasados... pero en el vínculo asimétrico profesor-alumno, en donde el profesor debe ser el que pone el límite, la palabra que educa, el referente, no puede desplazarse de su rol y exigir a los alumnos cosas que sólo le corresponden a él... si como profesor se gana el RESPETO de sus alumnos, difícilmente veremos estas escenas tan tristes, en donde los alumnos, al no encontrar los límites que piden (y generalmente los piden en silencio) no actúan como deben...

9:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home