EDUCARES

La VIDA es EDUCACIÓN. En este blog los invito a compartir ambas cosas. Vida y Educación. Este es un espacio para aportar e intercambiar ideas, sugerencias, saberes, todo aquello que promueva un mejor desarrollo de la educación. En palabras de Barylko (filósofo argentino): "Aprender es vivir, Aprender es disfrutar, Aprender es pensar críticamente. Maestros, niños, jóvenes, adultos, toda persona que añore un margen de libertad y autenticidad". Bienvenidos a EDUCARES.

martes, enero 12, 2010

Creatividad II

Suelo desarrollar acciones formativas con profesorado de diferentes centros de la isla (GC), y me sigue sorprendiendo la cantidad de centros en los que aún se trabaja con métodos que no incluyen contenidos significativos para los alumnos. Aún se continúa apelando al maestro como fuente de transmisión de conocimiento, a la escritura mecánica es decir que escribir es una simple reproducción de grafías, y al libro de texto y las fichas como salvavidas.Demasiados proyectos de centro parecen haber olvidado que el verdadero aprendizaje sólo se produce cuando hay interés, cuando se provoca el entusiasmo, cuando se parte del alumno, cuando lo que el maestro dice atrapa....La excusa que se suele escuchar, cuando el trabajo de aula no sólo aburre a los alumnos sino también al maestro, es esta: "si damos lugar a lo que a los niños les interesa no llegamos a cumplir el programa". Es decir, entonces, que el programa que "hay que cumplir" NO INTERESA a los alumnos. Vaya paradoja, lo que enseño como maestro/a, no interesa como alumno. ¿Y entonces qué sentido tiene ser maestro?Pienso que, básicamente, quienes se excusan de ese modo han olvidado qué es ser maestro/a. Se han olvidado de las ilusiones, las ideas, el entusiasmo....O tal vez, simplemente, en el ruido ensordecedor y paralizante de "LO QUE HAY QUE ENSEÑAR" toda su creatividad está dormida.Entonces, ¡¡a despertar!! Hay colegios que van haciendo camino al andar con sus pasos creativos.Recordemos que somos maestros porque los/as alumnos/as, están ahí. Sin ellos no habría necesidad de maestros y escuelas.Enseñemos y aprendamos, juguemos, flexibilicemos, escuchemos, cambiemos nuestra mirada, y así es seguro que nuestros alumnos aprenderán verdaderamente, crecerán en conocimiento y como personas, lo que aprendan tendrá significado e ir a la escuela, merecerá la pena.

1 Comments:

Anonymous Dani said...

Pues sí, la educación tal como está planteada hoy:del siglo 19, impartida por gente del 20, para chicos del 21; es una triste paradoja.

12:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home